martes, 23 de julio de 2013

Comas en el cuadrilatero

El box en Comas está cambiando vidas y creando sueños, sin embargo, hoy parece no tener un futuro ante la inminente construcción de un hospital.
La Escuela de Box de Comas en plena acción. Foto: Bruno Peña.

 Texto y fotos: Bruno Peña.

Hace poco más de un año en Comas se comenzó a apostar por el box. En el 2011, en el viejo terreno del ex Camal Municipal, se inauguró la Escuela Municipal de Box, auspiciada por el municipio del distrito. Es ahí que Rubén Núñez, profesor de Educación Física, entrenador y encargado del establecimiento ha ido desarrollando diversas estrategias a jóvenes que a diario acuden a practicar este deporte que tanta alegría ha traído al país.
A este grupo de pugilistas se ha sumado Rocio Gaspar más conocida en el cuadrilátero como “La Bebe”. Famosa boxeadora profesional que junto al entrenador preparan todos los días a los chicos y chicas que acuden a esta escuela de box. Aunque la escuela recibe apoyo de la Municipalidad, todavía hay carencias en cuanto a la infraestructura, materiales y equipo. Cabe resaltar que no hay que pagar para ser parte de este grupo. Es decir todo es gratis.


Costales recosidos, guantes viejos aún en uso y algunas soguillas de saltar son algunos de los materiales que están siendo cambiados paulatinamente. “Para la compra de algunos materiales realizamos actividades. Algunos alumnos también colaboran con dinero para comprar algunas cosas, o quizás para la organización de algún evento”, nos dice el “profe” Rubén Núñez.
Motivación constante
Rocío Gaspar enseñando sus técnicas de box. Foto: Bruno Peña
 
La Escuela cuenta con una selección propia que ya ha participado en un campeonato organizado en los ambientes del mismo local. Es por ello que se vive toda Por Bruno Peña P. una cultura del deporte y los chicos son constantemente motivados por los profesores. En alguna ocasión ha asistido a los entrenamientos el gran “Chiquito” Rossel.
Verlo pelear, conocerlo y escuchar su historia da aliento hasta al más pesimista. Muchos de los alumnos que integran este grupo de peleadores quieren abrirse paso al boxeo profesional y con estos detalles se los motiva. No todo es color de rosa Hace unos días ha aparecido un cartel en las faldas del cerro –justamente ahí se encuentra el lugar donde entrenan y practican– que habla del futuro Hospital Municipal de Comas que se construirá. Esto los ha desconcertado. Aunque hay una propuesta de mudarse al lado de la Municipalidad o al Complejo Manhattan, en San Felipe, de todas maneras hay zozobra.
No obstante, ellos siguen entrenando y sudándola. Siguen teniendo sus jornadas de sparring para demostrar los viernes, días en que hay combate en el cuadrilátero, todo lo que han aprendido. A pesar de todo, el sueño no se los quita nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada